Consumo de carbón en España

El consumo primario de energía en España, a pesar de la gran inversión en renovables, sigue aún liderado por las fuentes convencionales. Las fuentes más importantes de energía son, en orden decreciente, petróleo, gas natural, carbón y la energía nuclear.

El único recurso energético autóctono significativo que posee España es el carbón, con un total de casi 5000 millones de toneladas accesibles de extracción. Por esta razón, la extracción y el consumo de carbón en España han sido actividades de primer orden durante su historia.

Sin embargo, se espera que el consumo de carbón en España disminuya durante las siguientes décadas hasta desaparecer. Se ha planteado el objetivo de que España produzca energía solo a partir de fuentes renovables para el 2050.

Consumo carbón España

No todo el carbón es igual

El carbón es una roca sedimentaria combustible de color oscuro (normalmente negro o marrón). Está formada principalmente por carbono con cantidades variables de otros elementos, principalmente hidrógeno, azufre, oxígeno y nitrógeno.

El carbón se forma si la materia vegetal que muere queda atrapada en ambientes con poco oxígeno (usualmente bajo el agua). Primero se convierte en turba y, durante millones de años, el calor y la presión de la roca que se deposita encima convierte a la turba en carbón.

A medida que los procesos geológicos aplican presión al material biótico muerto a lo largo del tiempo, bajo condiciones adecuadas, su grado (una medida de la calidad) aumenta sucesivamente.

Grados del carbón

  • La turba: un precursor del carbón.
  • Lignito o carbón marrón: el rango más bajo de carbón, más dañino para la salud. Es utilizado casi exclusivamente como combustible para la generación de energía eléctrica.
  • Carbón sub-bituminoso: sus propiedades varían entre las de lignito y las de carbón bituminoso. También se usa como combustible para la generación de energía eléctrica.
  • Carbón bituminoso: es una roca sedimentaria densa, generalmente negra, pero a veces de color marrón oscuro. Se utiliza tanto como combustible en la generación de energía eléctrica y para hacer coque.
  • Antracita: el rango más alto de carbón. Es una roca brillante muy dura. Se usa principalmente para la calefacción de espacios residenciales y comerciales.

Consumo carbón España

El carbón en España

España se clasificó como el trigésimo primer país productor de carbón del mundo en 2010. Los mineros de carbón de España son una comunidad con una historia rica, participando activamente en la Guerra Civil Española.

A pesar de la importancia del carbón en la economía, eso está cambiando aceleradamente. En octubre de 2018, el gobierno de Sánchez y los sindicatos españoles establecieron un acuerdo para cerrar diez minas de carbón españolas.

El gobierno se comprometió a gastar 250 millones de euros para pagar las jubilaciones anticipadas, la capacitación profesional y cambios estructurales en la industria. En 2018, aproximadamente el 2,3% de la energía eléctrica producida en España, se producía en centrales eléctricas de carbón.

Carbón bituminoso en España

Los depósitos de carbón bituminoso más importantes de España están al noroeste del Principado de Asturias, principalmente en valle del río Nalón. Aunque tienen un bajo poder calorífico en el pasado fueron la mayor fuente de carbón de España.

El carbón en la cuenca astur-leonesa se encuentra al norte de la localidad de La Robla. Allí se extrae una antracita que tiene un alto valor calorífico.

La cuenca de carbón duro en Puertollano, en la provincia de Ciudad Real, al sur de Madrid, tiene reservas por varias décadas. La minería es muy importante en Puertollano con una producción de 169 mil toneladas en 2015.

Lignito en España

A finales de 2007, se cerraron las últimas minas de lignito de España ubicadas en Galicia, en el lado noroeste de la Península Ibérica. Quedan reservas de lignito de 210 millones de toneladas.

Evolución de la producción de carbón en España

En 2017 la producción de carbón en España era de 2,78 millones de toneladas, lo cual representa un aumento del 60% con respecto al año anterior. Sin embargo, el sector viene de una década de disminución constante de la producción y del empleo en el sector.

Las ayudas a la producción del carbón se han ido reduciendo por la caída de los precios del carbón importado, con el cual el local no puede competir. Del total producido, más del 50% procede de explotaciones a cielo abierto.

Se espera que el cierre de las minas de carbón provoque el final anticipado de la producción de carbón de España para 2020. Se espera que la importación (principalmente de Colombia, Rusia e Indonesia) compense esta caída.

Consumo del carbón en España

El uso del carbón en centrales termoeléctricas supone un 23 % de la generación de electricidad en Europa y un 15 % en España. Aunque la producción de carbón local caiga, no se espera una reducción drástica de su consumo en la próxima década.

Las cifras de consumo de carbón en España fueron de 13.449 millones de toneladas en 2017. Esto representa un aumento respecto al consumo del año anterior, que fue de 10.496 millones de toneladas métricas.

El mínimo histórico de los últimos 50 años se registró en el año 2010, con un consumo de 6.897 millones de toneladas. El máximo histórico en el consumo de carbón en España ocurrió en 2002, con 21.598 millones de toneladas métricas.

El consumo de carbón para producir electricidad en España está muy influenciado por la variabilidad en la producción hidroeléctrica, que se compensa con una mayor explotación de las centrales térmicas a carbón.

El negro futuro del carbón en España

España está haciendo grandes cambios en su sistema energético. Para 2050, el país planea hacer la transición a un 100 por ciento de electricidad renovable, y el cierre de las minas de carbón es uno de los pasos que ha dado para llegar a ese objetivo.

Este plan reduciría las emisiones de carbono de España en un 90 por ciento, en comparación con los niveles de 1990. Esto no solo implica el cierre de las minas de carbón, sino también prohibir la fractura hidráulica (fracking) para producir petróleo y gas.

El gobierno tendrá que instalar un mínimo de 3,000 megavatios de capacidad de energía eólica y solar cada año durante la próxima década para alcanzar su objetivo. Con ese fin, España también está destinando una quinta parte del presupuesto estatal para medidas que aborden el cambio climático.

La estrategia, tal como se describe en un proyecto de ley, permitiría al país descarbonizar su economía poco después de la transición eléctrica de 2050. A través de este artículo puedes acceder a todo lo que tiene que ver con consumo de carbón en España. También puedes leer sobre las ventajas y desventajas del carbón, la tecnología limpia, las minas de carbón en el mundo, así como sus peligros y el consumo mundial. Reproduce el vídeo para saber más del tema:

Comments are closed.