Coruñesa de 39 años

Montse Leira · Mis chapines de rubí

mll@culturadecomunicacion.com

Una fría tarde de Diciembre, en un pueblo del interior de Lugo, nevaba y nevaba sin parar... Los copos habían caído incesantemente durante todo el día y, desde el exterior se veían, en una de las ventanas de la casa, dos cabecitas inmóviles que esperaban ansiosas el momento de volver a jugar en la nieve, aunque sabían que tendrían que esperar hasta el día siguiente.

Buscando un entretenimiento, vaciaron sobre el suelo de su habitación, cubierto de moqueta color mostaza, todos los lápices y ceras de colores, exploraron escritorio, estanterías y cajones en busca de un cuaderno que no aparecía. Entonces levantaron la falda de la mesa camilla, donde se agolpaban zapatillas de todos los colores y tamaños y un par de cajas de zapatos... ¡ya tenían el lienzo para llenar de color y crear!

Cogieron una de las tapas de las cajas y comenzaron a volar y a rodar colorines por toda la sala. La pequeña seleccionaba los colores y se los daba a la mayor que dibujaba. Finalizada la obra de arte, echaron a correr por el largo pasillo con paredes cubiertas de cuadros con paisajes, peces y flores. Llegaron a la cocina y, mirando a los mayores sentados al lado de la chimenea jugando una partida al pesetero, exclamaron un Tarannnnnn!!!!, y todos prestaron atención. Llenas de emoción voltearon la tapa de aquella caja de zapatos y…allí estaba: una preciosa muñequita con su vestidito y zapatitos rojos.

Desde aquella fría tarde de diciembre, la tapa guarda en su interior, sobre una de las estanterías de la casa de nuestros abuelos ahora hogar de mis padres, el reflejo de la alegría de esos días. Aquella niña de solo cuatro añitos probablemente no había pensado que, cuando tuviese 37 seguiría “pintando” y transformando todo aquello que pasara por sus manos a su forma de percibir las cosas y así compartirlo con el resto.

Pasado el tiempo puedo decir que, ser diseñadora, me hace feliz y no ha dejado que se perdiera el espíritu de aquella niña.

Me gustaría que la gente disfrutara con mi forma de ver las cosas, que les haga reflexionar y que no pase desapercibido, siempre dentro de la consideración y del respeto.

Hoy en día, y después de haber visto que el diseño y la creatividad evolucionan por buen camino aunque muy poco a poco, sigo pensando y luchando para poder rodearnos de buenos diseños, que apetezca salir de casa y que te rodeen las cosas bellas, disfrutar nuestros 5 sentidos a tope!

Que aplaudamos boquiabiertos cuando, a las 8 de la mañana de camino a la oficina, ves un cielo efímero, única y exclusivamente preparado para ti, los colores, la música en el coche, y que la gente sepa y aprenda a disfrutar de esas pequeñas cosas, que al fin y al cabo hacen que tus días sean muy diferentes los unos de los otros.

Montse Leira Losada
Diseño y Creatividad

Foto: Xosé Durán

Los post de Montse